¿Está UD. de acuerdo con la activación del PODER CONSTITUYENTE ORIGINARIO en Venezuela?

viernes, 24 de enero de 2014

CONSTITUYENTE Y MOVIMIENTO DE MOVIMIENTOS || Agustín Blanco Muñoz


¿En qué ayudaría una constituyente para salir de la difícil situación en que se encuentra este expaís? ¿Cómo evitar que sea el régimen el que asuma la convocatoria y se termine de instaurar el comunismo en Venezuela? Estas preguntas de Caty y Néstor Guevara Mata nos permiten plantear elementos para la discusión respecto al hacia dónde vamos?

1.- Lo inicial es insistir en que la salida a la situación que hoy padecemos no es electoral ni partidista. Lo electoral carece aquí de validez y legitimidad al quedar plenamente identificado con una maquinaria de fraude-trampa plenamente establecida en el CNE.

2.- Porque aquí los partidos políticos, al menos desde fines de la década de los 80, se comportan como instituciones políticas en sobrevivencia que, al decir de Carlos Andrés Pérez al referir el caso de Acción Democrática, se convirtieron en “cascarones vacíos”. Especie de Compañías Anónimas en busca de la obtención de los mejores dividendos.

3.- Recordemos que el movimiento golpista que encabeza Hugo Chávez adquiere un gran impulso a partir del vacío político que se profundiza el 27F-89. Desde entonces Venezuela queda hundida en un gran vacío en el orden político-doctrinario-institucional.

4.- Inevitable recalcar entonces que el golpismo se desarrolla en el espacio que antes ocuparon los partidos políticos, y que ahora, como en el caso de AD y Copei, no realizan actividades destinadas a obstaculizar la marcha de quienes vienen a destruir lo que se conoce como democracia representativa. Eso le permitió al proyecto golpista avanzar en forma expedita.

5.- Esta situación hace posible la puesta en la escena política de una espontánea fuerza social. Es lo que se conoce como sociedad civil a partir del triunfo de Chávez que, en medio de un gran y progresivo descontento, trató de organizarse ante el resaque de unos partidos políticos que le inspiraban la mayor resistencia.

6.- Y esta fuerza social-sociedad civil adquiere un espacio considerable a partir de la aprobación de las leyes habilitantes en Oct-2001. Los remanentes partidistas actúan a través de instituciones y personalidades que mantenían alguna vigencia como es el caso de la CTV, Fedecámaras y algunos componentes militares

7.- Entonces buena parte del pueblo-colectivo toma la calle. El nivel de esta protesta tiene pocos precedentes en esta historia, pero aun así, el movimiento, en manos de una dirección que se mueve entre la improvisación y el golpismo, sin organización ni una mayor conciencia, podía siquiera definir claros objetivos.

8.- Se cae entonces en la trampa montada por la llamada revolución, que comenzaba a operar de acuerdo con los lineamientos trazados por la dirigencia castrista, llevando así la fuerza popular a la instancia de un montaje golpista en el cual el régimen tenía materialmente garantizado su triunfo.

9.- Y esa misma fuerza social que se había utilizado como escenario para una acción golpista, es llevada luego al “pasquín electoral” que decide el propio gobierno para desinflar toda protesta y canalizarla, por la vía del fraude-trampa electoral.

10.- La campaña electoral para el Referendo del 15A-04 le permite reaparecer al residuo de los partidos como entidades organizativas de la oposición. Y a lo largo de una década suman derrotas hasta contribuir como el que más, con la estabilidad de la revolución.

11.- Esto significa que el régimen, que desde el 2005 forma parte de la fusión de la revolución cubana y venezolana en lo que llamamos Venecuba, tiene garantizada su existencia en y por la falta de una verdadera oposición. A lo largo del período ha habido aventureros y negociantes políticos pero, en ningún caso una política de contenido y proyección organizativa.

12.- La MUD es la mejor evidencia de lo que decimos. El 18D-13 se reitera una política de concertación y conciliación. El régimen tiene interés en abrir los mayores espacios a su comunalismo y por ello comienza por neutralizar y sumar a sus planes los alcaldes de oposición. Y esto se hace en conocimiento de que los resultados de las elecciones del 07D-13 mantienen enfrentados a los electoralistas de la MUD y desvanecido el llamado liderazgo de Capriles.


13.- Situados en este punto es inevitable debatir sobre las posibles salidas a la actual situación. Volver sobre el asunto de la organización de la fuerza social y su organización. En relación a este objetivo hemos puesto a andar la proposición de un Movimiento de Movimientos (MdM) cuyo propósito es lograr la organización de la fuerza social capaz de forjar una conciencia que impulse al colectivo a actuar en dirección al logro de la condición de agentes históricos.

14.- Lo planteado entonces es la formación de una ciudadanía orientada hacia la toma de una decisión trascendente: el ejercicio de la política de manera autónoma, directa y sin permitir espacio a la manipulación politiquera.

15.- Para esto es indispensable entender el MdM como una multiplicidad de grupos con capacidad de movilización autónoma en todo sentido y dirección, que hace el estudio de la política con miras a la acción necesaria e impostergable.

16.- Este MdM junta todos sus pequeños grupos de trabajo-acción a través de una red convertida en vehículo de debate de la política nacional e internacional e inclinada a tratar sobre los temas cruciales de nuestra golpeada cotidianidad.

17.- Puesto a andar el MdM es posible pensar en una salida constituyente de calle, que nada tenga que ver con la trampa-fraude orquestada a nivel del CNE. En este momento hay varias proposiciones de constituyente pero en su casi totalidad se parte de acogerse de manera estricta a lo pautado por una constitución y un Estado de Derecho inexistentes.

18.- Por esto consideramos que una constituyente que se proponga la refundación del país no puede verse como una palanca para un nuevo reacomodo. Hasta el presente la casi totalidad de las constituyentes han sido convocadas desde el poder. En nuestro caso proponemos que sea el colectivo-pueblo-calle quien realice esa convocatoria y que todo se canalice a través de las instituciones que el propio movimiento vaya generando.

19.- De no ser así, seguiremos lo hecho hasta hoy. Y a esa nueva complicidad no estamos dispuestos a darle espacio ni energía alguna. Constituyente para forjar otra realidad, otro país, otro destino. Construimos una historia diferente o seguimos siendo espectadores-actores de esta interminable tragedia que, al parecer, apenas comienza.

20.- El régimen Venecuba puede convocar la Constituyente tipo CNE en cualquier momento para apuntalar su comunalismo y cumplir con la orden de los Castro de la República Bolivariana y Socialista de Venezuela. La Constituyente de calle sin CNE, del MdM y la Tercera Posición nos ubicaría en otra perspectiva. ¡Qué historia amigos! 

Tw: @ablancomunoz /abm333@gmail.com

El Universal, 24 de enero del 2014.