¿Está UD. de acuerdo con la activación del PODER CONSTITUYENTE ORIGINARIO en Venezuela?

martes, 28 de enero de 2014

La calle, poder constituyente en Ucrania. José Javaloyes || LaRepublica.com ESPAÑA



Mientras se espera saber en qué puede quedar la Cumbre UE – Rusia, con Vladimir y su equipo en Bruselas, la revolución urbana progresa en Ucrania, con su fortalecida dinámica de cambio. El Gobierno que 24 horas antes amenazaba con declarar en Kiev el estado de excepción, venía ayer a caer en pleno, desde el Primer ministro Azarof hasta la titularidad en la más modesta de las carteras ministeriales. Pero no sólo eso: el Parlamento, al propio tiempo, anulaba las leyes que agravaban las penas para los integrantes de las manifestaciones no autorizadas y al propio tiempo, quizás tomando nota de lo sucedido en El Cairo, al principio de la revolución que derrocó al presidente Mubarak, prohibían también montar tiendas de campaña en la ciudad aunque el invierno se resuelva por ese espacio de Ucrania en temperaturas polares.

El combate entre el poder establecido legalmente y luego deslegitimado por la ejecutoria presidencial en la Cumbre de Vilna – al incumplir el mandato político expresivo de la voluntad de las mayorías de que Ucrania se vincule con la Unión Europea por la vía de un Acuerdo Comercial como tránsito a un Acuerdo de Asociación -; la tensión tectónica subyacente en el drama nacional entre la UE como destino de un proceso histórico de occidentalización y la enorme gravitación rusa como freno y atadura frente a ello, unas y otras cosas han llevado a que las barricadas ucranianas expresen en estos momentos, definan y resuelvan hacia todo lo contrario del signo de ese concepto en la letra de la Internacional.

Aunque la Rusia de Putin sea todo lo contrario a la Rusia de Stalin, las barricadas se alumbran de una significación nueva como escabel de las protestas populares en ese país: situado en medio de los caminos por dónde discurre la Historia en estos tiempos de la abierta crónica entre los dos mundos europeos: el occidental y el ruso. Y lo más concretamente importante es que han permitido que la propia calle en que las barricadas de la protesta nacional se levantan se transforme de momento, sólo en sus exigencias y pretensiones, nada menos que en cauce y caudal de un proceso constituyente.

Con prisa y sin pausa, mientras en Bruselas pueda estarse debatiendo el desenlace en paz de este nuevo enfrentamiento entre Este y Oeste, los manifestantes fuerzan ahora mismo, además de la caída en pleno de todo el aparato del poder gubernamental, el relevo de la actual arquitectura presidencialista por otro modelo constitucional más garantista para la efectiva división de poderes en todo lo que concierne al ejercicio de las libertades democráticas. Especialmente, con el respeto inequívoco a los intereses nacionales.

Probable puede ser que en Bruselas, dentro de la Cumbre UE-Rusia, no se haya hablado de cosa más importante que del reajuste a todo gas del pacto energético suscrito en Moscú por el presidente Yanukóvich y el presidente Putin. Un pacto que hizo estallar la bomba política que ha derribado en Kiev el Gobierno de Ucrania y ha definido la calle como poder constituyente de un nuevo orden político. Nacional en Ucrania y poco menos que global en el Viejo Continente.

FUENTE: http://www.republica.com/2014/01/28/la-calle-poder-constituyente-en-ucrania_758007/ …