¿Está UD. de acuerdo con la activación del PODER CONSTITUYENTE ORIGINARIO en Venezuela?

domingo, 28 de julio de 2013

Sin constituyente no hay paraíso || CLAUDIO J. SANDOVAL || EL UNIVERSAL



jueves 25 de julio de 2013 12:00 AM
¿Sobre cuál tema existe consenso nacional absoluto en Venezuela? Sin duda, tanto chavistas, como opositores e independientes hablarían de la necesidad de concretar un cambio social.

Formalmente, uno de los pasos ineludibles en el camino hacia el desarrollo de Venezuela implica la negociación de un nuevo contrato social, es decir, la estipulación de reglas de convivencia que verdaderamente reflejen los usos, modos y costumbres de la sociedad Venezolana. En definitiva, se requiere una nueva constitución para la refundación de la República.

¿Otra constitución? Sí, estimado lector, una vez más y cuantas veces sea necesario la sociedad deberá sentarse y ponerse de acuerdo sobre una fórmula autóctona de convivencia pacífica en torno a lo político, social, económico y jurídico.

¿Por qué la Constituyente les conviene a todos?

La principal ventaja política para la oposición radica en que le permitiría acortar los lapsos electorales. Esto significa que a partir de este proceso pueden llegar a Miraflores antes del 2019.

El chavismo también tiene mucho que ganar. En primer lugar, esta cruzada le ayudaría a apartar la atención de los problemas que adolece el país, particularmente el económico (inflación y escasez). En segundo lugar, tendrían la oportunidad de diseñar una Constitución a su gusto y medida, pues, entienden que la Constitución del 99 (CRBV) se quedó corta y no es revolucionaria sino reformista. De hecho, Elías Jaua afirmó en enero, con ocasión al asunto de la sucesión constitucional, que debíamos transcender las formalidades burguesas contenidas en nuestra Carta Magna vigente. En tercer lugar, ustedes controlan el CNE, de manera que podrían mover sus teclas para alcanzar la mayoría en la Asamblea Nacional Constituyente para que la constitución que de allí emane, sea ulteriormente aprobaba por el pueblo mediante elecciones.

Para los independientes, una constituyente representa la posibilidad de contribuir a establecer las bases del Estado conforme con nuestra cultura e identidad, vale decir, los valores propios de esta latitud. Pues se entiende que la actual CRBV si bien generosa en derechos y garantías, contempla un estado de Derecho importado, un sistema principalmente positivista-liberal-burgués que fue innovador en el siglo XVII pero que ha quedado desfasado frente a las nuevas realidades del siglo XXI.

Desventajas para los sectores interesados

Para el gobierno, todo escenario electoral de importancia nacional e internacional (presidenciales, referéndum y constituyente) siempre será un arma de doble filo ya que, por una parte, coloca en tela de juicio la continuidad de su revolución y le obliga a negociar con los máximos custodios del poder (los militares) y, por otra parte, la ruta electoral fraudulenta ha sido, hasta ahora, su mejor fuente de relegitimación.

Con respecto a la oposición e independientes, el problema real del fraude electoral les impone un desafío, en caso que los constituyentes chavistas ganen mayoritariamente de forma ilegal o que una eventual constitución chavista sea aprobada en elecciones fraudulentas, deberán revertir la trampa o el castrismo a la venezolana se perpetuará en el poder indefinidamente, por su culpa (quien no es peón que no se alquile, reza el refrán).

Conclusión

La sociedad venezolana no es ni liberal ni castro-comunista. A pesar de los pesares, el país necesita tomar definitivamente un rumbo concreto y por la calle del medio, ya sea socialista autoritario o democracia a la venezolana. Mientras no nos sinceremos en cuanto a lo que somos, lo que queremos lograr como sociedad y tengamos un proyecto profundamente venezolano plasmado en una hoja de ruta, seguiremos a la deriva, involucionando y perdiendo ventaja competitiva con el resto del mundo. ¡Todo depende de nosotros!

@SocialClaudio