¿Está UD. de acuerdo con la activación del PODER CONSTITUYENTE ORIGINARIO en Venezuela?

sábado, 3 de agosto de 2013

Doce Ejes y un Destino: 4) Justicia y Seguridad Jurídica || Luis Manuel Aguana

Luis Manuel Aguana



Se le atribuye a al estadista francés Georges Clemenceau (1841-1929) la célebre frase“La guerra es una cosa demasiado seria para confiársela a los militares”. Pues voy a permitirme robar esa frase para modificarla de esta manera: la Justicia es una cosa demasiado seria para confiársela a los abogados.

Y a pesar de ser Venezuela un país que ha sido influido y conducido por profesionales del derecho desde los tiempos de su fundación, ningún Poder, de todos los que conforman la institucionalidad venezolana, está tan atrasado y corrompido como lo está nuestro Poder Judicial. Eso no significa que esta situación se deba a que haya sido conducido por abogados, sino porque ha sido al que menor interés se le ha puesto. Por alguna razón no ha sido “conveniente” para alguien en Venezuela tener una justicia decente para todos.

Me voy a permitir la licencia de comentar un Eje especializado como lo es el de la Justicia y la Seguridad Jurídica, viéndolo desde la perspectiva de un “outsider”, como la de cualquier venezolano preocupado por su país que se permite soñar una justicia JUSTA-valga la redundancia-, al ser espectador de un desastre que luce imposible de componer.

El Proyecto País esboza 8 objetivos: 1) Modernización y Autonomía del Poder Judicial; 2) Creación de la Corte Constitucional; 3) Designación de los Jueces y Fiscales del Ministerio Público mediante concurso público y garantizar la estabilidad de los funcionarios Judiciales; 4) Respetar la autonomía del Congreso para designar a los funcionarios de los diferentes poderes públicos bajo su competencia; 5) Creación de las Cortes Supremas Regionales; 6) Regionalización del Poder Moral; 7) Respetar la autonomía del Parlamento Regional para designar los funcionarios de los diferentes Poderes Públicos Regionales bajo su competencia; y 8) Regionalización y modernización del Sistema Penitenciario (ver Proyecto País – MID Táchira enhttps://docs.google.com/file/d/0B6yI0gUROWzDLXdIMzljSFVtWmc/edit?pli=1).

Lo que en el fondo subyace aquí es la DESCENTRALIZACION del Poder Judicial y Moral, y que se le deje a cada región establecer las pautas de funcionamiento de la Justicia, respetando la competencia nacional e incluyendo una nueva instancia, la Corte Constitucional.

Como lego en la materia me interesé en entender que significaba eso de incluir una Corte Constitucional y me encontré con que los colombianos la introdujeron en su Constitución en 1991, con la Constituyente que se realizó ese año en ese país. Hernán Olano García, ex Secretario de la Corte Constitucional de Colombia, nos explica que es eso a través de una sentencia aplicada en su país:

“El sistema de protección de la Constitución se sirve de mecanismos propios e dos modelos, el austriaco (concentrado) y el norteamericano (difuso), los que son utilizados por la Corte Constitucional, que cumple la misión de asegurar la constitucionalidad de las leyes o de las normas a ellas equiparadas. De ahí que “La jurisdicción constitucional se ha establecido por la Constitución, como función pública asignada a ciertos órganos dotados de competencias judiciales especiales cuyo contenido consiste en asegurar la integridad y primacía de la Carta. Es la garantía básica del Estado constitucional de derecho. Asegura que efectivamente todos los poderes públicos sujeten sus actos (aquí quedan comprendidos entre otros las leyes, las sentencias y los actos administrativos) a las normas, valores y principios constitucionales, de modo que cada una de las funciones estatales sea el correcto y legítimo ejercicio de una función constitucional. Esta jurisdicción asume como competencia especialísima la guarda de los derechos fundamentales buscando, conforme a la expresa y reiterada intención de todos los constituyentes, la efectividad de los mismos y su oponibilidad frente a todos los órganos del poder público”. Subrayado nuestro (ver La Corte Constitucional en Colombia, Hernan Alejandro Olano García enhttp://www.profesorjimenez.com.ar/cdroms/7jornadasderproceconst21220803/exposiciones/Olano%20Garc%EDa.pdf),

De lo anterior, en especial del párrafo subrayado, cualquier lego notaría que necesitamos algo de eso en Venezuela. Alguna instancia que le obligue a todos los poderes a SUJETARSE A LA CONSTITUCION cosa que todos sabemos es lo que menos han hecho los Poderes Públicos en Venezuela y en especial el Presidente de la República, en estos últimos 14 años. Y lo que me gusta más es que significaría NUESTRA GARANTIA como ciudadanos que los Poderes se ciñan a la Constitución.
Pero lo verdaderamente central de la propuesta del Proyecto País tiene que ver en la reordenación de la Justicia en el ámbito nacional. Descentralizarla, llevándola a donde se necesita, garantizándoles a los Magistrados su Autonomía y Estabilidad. Eso no es precisamente lo que tiene Venezuela donde la mayoría de los Jueces son provisorios y sujetos a la llamada de alguien para influir sobre la justicia.

Pero esto no es un problema nuevo en el mundo. Muchos países se enfrentaron con esa dificultad durante la creación de su institucionalidad. En los Estados Unidos, por ejemplo, uno de los Padres Fundadores de esa nación, Alexander Hamilton (1755-1804), fue el autor de la idea del desempeño vitalicio de los Magistrados el cual defendió con el siguiente argumento: “el organismo judicial es el más débil de los tres organismos del Estado, porque no posee el poder militar que tiene el organismo ejecutivo, ni el poder de disponer del tesoro público y de dictar leyes, que tiene el poder legislativo. Solo posee el poder de juzgar; pero con tal poder no puede defenderse del ataque de los otros organismos. Un recurso para evitar ese ataque consiste en que los jueces que tienen buena conducta no puedan ser destituidos; y posean, entonces, independencia para juzgar la licitud o no licitud constitucional de los actos de los otros organismos del Estado” (ver Sobre Jueces Vitalicios, Luis Enrique Pérez enhttp://lahora.com.gt/index.php/opinion/opinion/columnas/176095-sobre-jueces-vitalicios).

De esa manera se aseguran en los Estados Unidos la Autonomía y la Estabilidad de los Magistrados, indicando que “Los jueces, tanto de la Corte Suprema como de los tribunales inferiores, continuarán en el ejercicio de sus funciones mientras observen buena conducta y recibirán en periodos fijos una remuneración por sus servicios que no será disminuida durante el tiempo de su nombramiento.” (Constitución Política de los Estados Unidos, Titulo III). Al desviarse de esa “buena conducta” pueden ser destituidos por el Congreso. De allí realmente deviene la estabilidad de ese sistema judicial.

Por otro lado la construcción del sistema de justicia norteamericano es federal. De acuerdo a la Constitución “Se depositará el poder judicial de los Estados Unidos en una Corte Suprema y en los tribunales inferiores que el Congreso instituya y establezca en lo sucesivo.” (Constitución Política de los Estados Unidos, Titulo III). La Constitución norteamericana no prescribe ni las facultades ni prerrogativas de la Corte Suprema ni la organización del Poder Judicial. Eso lo hizo el primer Congreso de los Estados Unidos y los Magistrados nombrados al crear el Poder Judicial Federal y la normativa federal, al punto que el primer proyecto sometido al Senado de los Estados Unidos fue la Ley Judicial de 1789 (ver La Corte Suprema de los Estados Unidos enhttp://www.supremecourt.gov/visiting/foreigntranslations/spanishtranslation.pdf ).

En virtud de esa Ley correspondió al Congreso la creación de los Tribunales Federales, inferiores a la Corte Suprema, confirmación de los nombramientos de los Magistrados y aprobación de fondos y presupuestos, del monto total del presupuesto federal (ver El Sistema Federal Judicial en Los Estados Unidos enhttp://photos.state.gov/libraries/argentina/8513/faqUSA/fedjudsistema.pdf). En otras palabras, el sistema Federal de Justicia norteamericano se corresponde con la autonomía de los Estados para darle la justicia necesaria a sus ciudadanos en su correspondiente nivel.

Quise realizar esa breve descripción del sistema norteamericano de justicia y ver como enfrentaron ellos el dilema de la Autonomía y la Estabilidad de los jueces, porque así como ellos tienen resuelto ese tema en un entorno federal desde hace mas de 200 años, nuestra propuesta apunta en esa misma dirección de descentralización de la Justicia y logro de un sistema de Autonomía y Estabilidad de los jueces, que creo es uno de las primeras construcciones que se tienen que abordar en una próxima discusión Constituyente en Venezuela.

La mayoría de los puntos de este Eje de Justicia y Seguridad Jurídica van en estrecha correspondencia con los ejes Autonomía y Municipalización (Ejes 1 y 2). La Justicia y la Seguridad Jurídica van de la mano de una concepción Federal del Estado. No se puede pensar en una cosa sin pensar en la otra. De esa manera vamos viendo que los problemas más urgentes de los venezolanos pueden ser resueltos si pensamos como los Padres Fundadores norteamericanos: resolver primero lo importante de la institucionalidad, sentando las bases en nuestra Constitución Política para evitar las desviaciones humanas. Y aún sin ser abogado pero a lo Clemenceau, no creo que haya algo más importante que la Justicia en un sistema democrático.

Caracas, 27 de Julio de 2013

Blog: http://ticsddhh.blogspot.com/
Email: luismanuel.aguana@gmail.com
Twitter:@laguana